lunes, 18 de octubre de 2010

REFLEXIONES

Me acabo de dar cuenta que hace cuatro años que empecé este blog. Descubrí este mundo a través de blogs americanos que encontré buscando información por internet, ya sabéis que soy autodidacta. Encontré también alguno en castellano, por aquella época había muy pocos, y me aficioné a leerlos pero no dejaba comentarios porque me parecía que todas ellas eran amigas y no me atrevía a dar mi opinión. Decidí crear el mío propio, no sé muy bien porqué, sólo les di la dirección a mi hijo y a mi hermana, y me puse a escribir con la esperanza de que quizás alguien más lo leería. Por entonces tuve que preparar un sandwich y me pareció divertido hacer fotos y enseñarles como se hacía a mis dos lectores, ninguno de los cuales tiene la más remota idea de coser. Y no os podéis imaginar cual fue mi sorpresa cuando apareció un comentario de Rida dándome las gracias por explicar cómo se ponen los imperdibles a un quilt!!! y después Ana y Aurora también dejaron un comentario, no me lo podía creer, había personas que leían lo que yo escribía!!!!! y parecía que les interesaba!!!!!! Vi que se podían dejar comentarios en un blog aunque no conocieras a su autor, que no era de mala educación, al contrario, era la finalidad de los blogs. Y seguí escribiendo y conociendo a más personas. Dice Josep Pla que hay tres clases de personas: los amigos, los conocidos y los saludados. Dentro del apartado saludados pondría a los que han dejado alguna vez un comentario y no han vuelto, simplemente me han dicho "hola"; los conocidos serían los que dejan comentarios habitualmente y con los que he entablado una relación; y después están los amigos: creedme, he hecho auténticas amigas a través de blogger, pocas, cierto, pero nos hemos convertido en grandes amigas, con una de ellas me escribo casi a diario, a veces unos mails larguísimos que empezaron siendo de patchwork y han acabado siendo personales.

Ahora hace varios meses que no escribo....¿porqué? pues no lo sé, no hay un único motivo, por un lado porque me ocupaba demasiado tiempo, no el hecho de escribir un artículo que podía ser más o menos rápido según el contenido sino el hecho de leer y responder a todas las que me dejaban comentarios y ya sabéis que mientras se está en el ordenador no se cose... quizás porque no tenía mucho que explicar...

No sé si volveré a escribir o seguiré "dormida" pero seguiré leyendo vuestros blogs como hago ahora: sin dejar comentarios.

Y dar las gracias a todas las que a través de vuestros comentarios o mails privados os habéis interesado por mí: todo va bien y sigo cosiendo...

Un beso