lunes, 31 de marzo de 2008

DE COLORINES AL BLANCO Y NEGRO

Hace tiempo que me apetecía hacer un quilt en blanco y negro; tenía varios modelos en revistas y algún libro pero ninguno me acababa de convencer y justo en Sitges vi uno que me encantó, estaba en el stand de Rosario Casanovas y tenían el patrón en venta. Después de tanto color y estampado grande como lleva el Lluvia de Estrellas parece que ahora ha sido el momento más adecuado para empezarlo.


Lo que me ha ido de perlas ha sido el tablero de porexpan, que por cierto olvidé decir que si se quiere se puede forrar con guata o con esa tela que tiene como electroestática y no hace falta poner alfileres para sujetar las telas.


Los bloques están formados por tres piezas de tela en blanco y negro y dos tiras estrechas de color o en blanco y negro que contrasten. Empecé poniendo un cuadrado de cada tela




y después fui añadiendo las tiras estrechas

fotografié para verlo mejor e hice algunos cambios.

Y aquí podéis ver los primeros bloques ya acabados:


Voy a ir alternándolo con el Lluvia de Estrellas. Ya tengo el top acabado y ahora estoy montando la trasera que será de retales. Os lo enseño un día de éstos porque me temo que ya debéis estar hasta el gorro de las estrellas....

Mi hijo dejó un comentario en el post anterior y tiene toda la razón. He ido ocupando su ex-habitación así como quien no quiere la cosa. Lo último ha sido usarla para colgar quilts:


Os lo enseño para explicaros el último invento que ví en el taller de una amiga. Se trata de un cable de acero que venden en Ikea. Los quilts se cuelgan con unas pinzas que vienen con el kit y así se pueden ir cambiando sin necesidad de agujerear las paredes. Por ahora he puesto estos tres aunque el conjunto no me gusta mucho pero eran los que más me apetecía ver colgados.

miércoles, 19 de marzo de 2008

TABLERO DE DISEÑO

Si habéis visto mi cuarto de costura habréis observado que no tengo ninguna pared disponible para poder poner un tablero de diseño. Hasta ahora me las apañaba colgando un trozo de guata o una sábana en el armario al que le quité las puertas, sujetándola con cinta de pintor, pero la verdad es que era un rollo para sujetar los bloques o las telas. Normalmente acababa haciendo las pruebas en el suelo que tampoco es muy cómodo, la verdad.

Estas navidades una amiga me regaló el libro de Ricky Tims Rhapsody Quilt Book donde Ricky explica un sistema para tener un tablero de diseño de quita y pon.


Son unas planchas de porexpan que pueden comprarse en cualquier almacén de materiales para la construcción. Son baratas, no pesan nada por lo que pueden moverse con mucha facilidad, pueden ponerse en cualquier sitio y se pueden guardar detrás de una puerta, debajo de una cama, en el trastero.... Su propuesta cuando se necesita más de una es unirlas, sólo por un lado, con cinta, de esta manera pueden doblarse sobre sí mismas para guardarlas. Yo por ahora no las he unido. Éstas miden 1x2 m, pero pueden cortarse fácilmente con un cutter si no las queremos tan grandes.

...y de paso os enseño como va el montaje del quilt de estrellas


viernes, 7 de marzo de 2008

CURSO CON CHARLOTTE YDE

Este año, en Sitges, he hecho el curso con Charlotte Yde. Quiero destacar que es una persona encantadora y que en sus clases aprendí muchas cosas, pero sobre todo a dejarme ir. El nombre del curso es Small Fantasy, y lo primero que nos dijo es que expresáramos nuestras pequeñas fantasías, que no había ningún límite ni restricción, que podíamos hacer lo que quisiéramos. Debimos poner todos una cara un tanto extraña, eso de darnos tanta libertad era excesivo, así que nos hizo recortar un trozo de tela y meterlo en una bolsa, después fuimos sacando a ciegas uno de los trozos y el que nos tocara era el punto de partida que teníamos. A mí me tocó un triangulo formado por tres tiras, dos rojas y una marrón. Es la pieza que está más o menos en el centro del bloque de crazy.



Yo pensaba que me quedaría bloqueada y que no sería capaz de hacer nada, pero sin darme cuenta me encontré añadiendo piezas. Cuando tuve hecho el bloque tengo que reconocer que no me gustó mucho y decidí empezar otra cosa, así que hice una serie de tiras curvas que nos había enseñado a hacer. Cuando le mostré lo que tenía hecho me dijo que nada de despreciar el primer bloque así que fui incorporando las tiras curvas y otras rectas. El segundo día lo acolché con un hilo matizado en rojos y negros que tenía y que era ideal para esta combinación de telas y lo dí por acabado pero me sugirió que le pusiera por encima algún trozo de organza que ella misma nos dio. Siguiendo sus instrucciones, acolché unas líneas rectas con el prensatelas de acolchado libre y después recorté la organza casi a ras de las costuras y ya habéis visto el resultado.

Ya he dicho que lo que más he aprendido es a trabajar con libertad, sin ningún tipo de condiciones ni restricciones. ¿Para quién cosemos? para nosotras, por lo tanto ¿a quién le tiene que gustar lo que hacemos? pues a nosotras. ¿Porqué seguir unas reglas que no sabemos quién ha escrito? Evidentemente si hacemos un quilt clásico habrá que seguir un esquema, pero si hacemos un quilt contemporáneo.... ¿dónde está el límite? ....ahora sólo falta que me aplique le lección....

Podéis ver aquí la exposición de Charlotte Yde del año pasado en Sitges.