miércoles, 28 de febrero de 2007

OTRA DE RETALES

Ya sabéis que los mío es aprovechar retales y que no tiro nada. El otro día una amiga me dijo que las quilters tenemos el síndrome de Diógenes y creo que no anda desencaminada, al menos en mi caso. Así que siguiendo mi costumbre hice este quilt con restos del Dear Jane más algún que otro resto de otros quilts.

Como véis, técnicamente no es complicado, sólo hay cuadraditos. Está cosido a tiras y lo que sí dio trabajo fue el montaje previo a la costura, tuve que extender los cuadraditos para formar las tiras e intentar que no quedaran dos telas iguales juntas, además los cuadrados blancos son de telas diferentes y las puse siguiendo el escalado de los rombos. Una vez hecho el montaje fui apilando las piezas de cada tira y numeré las tiras, puse también un papelito, con el número correspondiente, prendido con un alfiler en el primer cuadrado de cada tira para no despistarme y las puse ordenadas junto a la máquina y las fui cosiendo en cadena. Lleva cinco bordes alternados en blancos y colores. El acolchado lo hice en las costuras pero en los bordes sólo acolché las costuras largas, no entre los cuadrados, lo que le da un aire diferente.
El modelo no es original mío, lo hizo Alicia del Club de la Aguja y en cuanto lo ví pensé en cómo aprovechar los restos del Dear Jane.
Creo que puede quedar bien con cualquier tipo de telas, así que os animo a aprovechar ese montón de retales que todas tenemos y que no sabemos en qué vamos a utilizar.
Es mi manta de sillón, el día que me siento en él, porque desde que coso a máquina no nos hablamos mucho, pobrecillo, ahí abandonado.

No puedo enseñaros lo que tengo entre manos porque estoy haciendo un quilt para Sitges y, claro, es una sorpresa. Sólo puedo adelantaros que tiene que ver con los años 60, :))) y que estoy cosiendo como una desesperada porque como yo soy así se me ocurrió hacerlo hace unos diez días y ahora el problema es si llegaré a tiempo. Si es que soy un desastre...

sábado, 17 de febrero de 2007

CRAZY ... MY WAY

Siempre me han gustado los crazy quilts pero los he mirado como algo imposible de hacer. No sé bordar, aparte del punto de cruz lo único que sé hacer es punto de tallo, y recuerdo haber hecho, en mis años mozos, algo de cadeneta. Con este currículum cualquiera se atreve a hacer algo que se parezca mínimamente a las maravillas que hace Virginia.

Pero como no podía resistirme a tener algo en crazy se me ocurrió que podía intentarlo a máquina.



Como véis lo he hecho totalmente
a mi manera, con telas japonesas.
Y qué mejor para inaugurar la nueva máquina que hacerle una funda para que no coja polvo. Le he hecho un bolsillo delante para poder poner la mesa y el alza-prensatelas.

lunes, 12 de febrero de 2007

KURO, LE CHAT NOIR




Éste es KURO, el gato de mi hijo. ¿Porqué lo he hecho todo negro y con los ojos amarillos? pues porque el auténtico Kuro es así.



Aquí lo tenéis. Como podéis ver es totalmente negro y aunque los ojos parecen verdes a primera vista, os aseguro que son amarillos.
Parece tranquilo ¿verdad? pues es un auténtico trasto, pero divertido como no os podéis imaginar...