sábado, 7 de octubre de 2006

EL SEGUNDO QUILT

Totalmente de casualidad, un día que volvía de un médico al que iba por primera vez, descubrí una tienda de patchwork donde tenían revistas americanas, todo un mundo nuevo para mí.

Adapté un mini quilt para hacer una colcha para la cama de mi hijo. Me lo pasé pipa agrandando el bloque y haciendo cálculos y dibujos en papel milimetrado.

Compré unas 15 telas nuevas y aproveché las que me habían sobrado del primero. Concebía el patchwork como una labor de retales y me parecía que cuantas más telas hubiera, mejor. Durante el cursillo que había hecho me sentía un poco acomplejada porque las compañeras ya llevaban un trimestre y tenían restos de sus trabajos anteriores y yo estaba allí, con mis diez telitas. ¿Os suena, quilters compradoras de telas compulsivas?
En total lleva 31 telas que en aquellos momentos eran muchas para mí.

Está cosido y acolchado a mano. Las costuras largas del borde pensé hacerlas a máquina pero tenía una que era un desastre. Nunca conseguí hacer una sola costura con ella, cuando no se rompía la aguja arrugaba la tela. La llevé varias veces al mecánico y me decía que era una buena máquina pero yo no conseguía más que desesperarme. A punto estuve alguna vez de tirarla por la ventana!!!!!

Ahora la veo sencillita y clásica pero es el primer quilt que hice yo sola, sin ayuda de nadie.

2 comentarios:

haikuvisual dijo...

Per què serà que la majoria de colxes em sonen?

prestail dijo...

jejejejeje........